Síntomas de que tu perro necesita una cama

No debe resultarnos difícil elegir una cama para perros si seguimos una serie de pautas o consejos de nuestro veterinario o de algún conocido que ya tengan mascotas. Porque aunque no parezca importante nuestro perro también necesita descansar bien y el hecho de hacerlo directamente en el suelo no es favorable para su salud. Se debe buscar una cama que sea adecuada a su tamaño, confortable y lo suficientemente gruesa para el descanso de sus huesos y que sea fácil de trasladar. Estas camas para mascotas deben tener la higiene adecuada; lavarlas e higienizarlas con cierta frecuencia ya que constantemente las ensucian con sus patas, cuando sueltan pelos y o cuando babean. Siguiendo estas sugerencias las camas de nuestras mascotas tendrán olores agradables y quedarán libres de gran cantidad de bacterias.

¿Qué síntomas o conductas te pueden dar indicios de que tu perro necesita su propia cama?

He aquí algunas de esas señales:

– A nuestras mascotas les gusta marcar, con su olor, los objetos y espacios que para ellos son importantes.

– En muchas situaciones muestran incomodidad y rechazo a dormir en el piso o superficies planas.

– Si no le has comprado su cama, comienzan a buscar objetos o lugares que les resulten cómodos, por ejemplo, muebles o hasta tu propia cama.

Al tener una mascota en casa, esta comienza a formar parte de la familia, por lo tanto se le debe buscar su propio espacio y proporcionarle su propia cama, lo cual es uno de los factores importantes a tomar en cuenta; ya que el hecho de que duerma en nuestra cama o en el mismo espacio, aumenta la dependencia del perro, se marcará más ese apego y será más difícil que se vuelva independiente y si en algún momento debéis  dejarlo sólo en otro lugar, es posible que nuestra mascota presente problemas de ansiedad o depresión que pueden llevarlo a problemas más serios como conductas agresivas o falta de apetito.

Algunos consejos para comprar un sofá para perros adecuado y para que descansen plácidamente serían:

Mientras sea pequeño nuestro perro, la cama debe ser pequeña y de preferencia redonda con bordes lo cual lo hace sentirse protegido, debe de ser acolchada para darle comodidad y que se pueda colocar en la misma habitación para que sienta tu olor y cercanía aunque no en la misma cama.

Si el perro es de raza grande deberás comprarle una nueva según el tamaño que tendrá cuando crezca. Lo que quiere decir que la cama de nuestra mascota deberá ser proporcional a su tamaño, dependerá de la medida de la misma. Un consejo útil sin importar la forma o tamaño de la cama es proporcionarles una cobija o funda para perros que deberás dejar en su cama para que se sientan arropados y cobijados cuando sientan frío o si sienten calor la dejará a un lado. Al comienzo tal vez no sea fácil acostumbrarlos a su cama porque querrán estar contigo todo el tiempo pero con paciencia y constancia se logra.